aromas

Filtros activos

Los aromas y las esencias aromáticas

Los aromatizantes son aquellas sustancias que dan sabor a los alimentos, modificando sus características organolépticas (sabor y olor).
Cuando su función es únicamente conferir olor o fragancia, son popularmente conocidos como esencias, ya sea su origen natural o artificial. Cuando son naturales normalmente se denominan extractos.

En Essenciales puedes comprar más de 70 aromas, y tenemos los más conocidos y usados: aroma de Vainilla, aroma de humo, aroma de chicle, aroma de limón, etc…

Los aromas no son aceites esenciales

Los aromas no son aceites esenciales, no poseen las propiedades fitoterapéuticas de estos últimos ni se usan del mismo modo. Nunca hay que confundirlos. En algunos casos, como con la naranja o el limón, los aceites esenciales pueden llegar a ser empleados como aditivos organolépticos en la industria alimentaria por parte de profesionales. Sin embargo a la hora de aromatizar lo mejor es usar un aroma adecuado. Del mismo modo, un aroma no podrá satisfacer los requisitos necesarios en aromaterapia, puesto que los aromas carecen de multitud de otras sustancias características de los aceites. 

Los aromas alimentarios

Los aromas alimentarios o saborizantes alimentarios son usados para dar o reforzar sabores en multitud de alimentos, y no tienen aporte nutricional por sí mismos. Son especialmente empleados en repostería, bollería y pastelería, aunque cada vez se aprecia más su uso en más especialidades culinarias, dada su capacidad de ayudarnos a reducir sales, azúcares y grasas en la elaboración de todo tipo de platos. Son especialmente útiles a la hora de aromatizar bizcochos, galletas, pasteles, cupcakes, hojaldres, magdalenas, frosting, batidos, helados, cremas y natas. También son populares para elaborar cócteles y aromatizar bebidas de todo tipo. Más recientemente su uso también está siendo muy popular entre quienes elaboran líquidos para el vapeo.
Los aromas comestibles deben ser siempre y exclusivamente de grado alimentario.

Son seguros

La mayoría de ellos son elaborados y reconstituidos a partir de los extractos naturales de las propias plantas, ya sea por destilación, torrefacción u otros procesos avanzados de extracción mediante reacciones enzimáticas. Los aromas alimentarios son homologados, por lo que su seguridad está garantizada y no son tóxicos, aunque hay que usarlos siempre acorde sus instrucciones, dada su alta concentración. Los aromas no contienen harinas, ni azúcares, ni proceden de GMO. Su excipiente principal suele ser el propilenglicol USP Ph Eur alimentario, un alcohol comestible humectante y que preserva los aromas, presente en todo tipo de alimentos.

En la ficha de todos nuestros aromas te indicamos si son de grado alimentario y aptos para cosméticos para que puedas usarlos con total seguridad.

Importante

Un aroma alimentario normalmente puede emplearse en la elaboración de productos de cosmética casera, sin embargo los aromas no alimentarios o de grado exclusivamente técnico o aptos para cosmética donde no se indique nada más, nunca deben emplearse para aromatizar alimentos.

Aromas para cosmética natural y jabones

En cosmética y relacionados podemos emplear de forma segura los aromas de grado alimentario. Poseen también multitud de aplicaciones, desde la elaboración de jabones, aguas y fragancias, hasta ambientadores, pasando por aromatizar una crema o cera. Los aromas, aparte de su fragancia, no aportan propiedades terapéuticas, por lo que no deben confundirse con los aceites esenciales. Son especialmente útiles en la elaboración de jabones líquidos, ambientadores, sales, colonias y fragancias.





Leer más